Víctima o responsable
¿Eres víctima o responsable de tu vida?
20 abril, 2016
El éxito es el resultado de una receta de varios ingredientes y todos los tienes a tu alcance
El éxito es el resultado de una receta de varios ingredientes y todos están en ti
3 agosto, 2016
Ver todo

Lighting stars: ¿Aún no has encendido tu estrella?

Lighting stars: ¿Aún no has encendido tu estrella?

Es temprano, te has levantado y otro día más olvidas quién eres y lo que quieres, la rutina te envuelve y lo único que quieres es que los pensamientos que te han perseguido durante meses logren perderse en el laberinto de tu cerebro o se esfumen. Que no molesten, que me dejen, que se vayan… Hasta ahora no los has podido despistar, y una y otra vez aparecen para torturarte. Sabes que has llegado a un camino sin salida, pero no sabes cuando te encontrarás con el muro que te haga parar, ese muro que te llevará a recorrer otra ruta de tu vida, marcará otro capítulo, te llevará a otro estado… pero por ahora no quieres ni pensar en ello, porque eso te supone mucho dolor, que ahora mismo, no estás dispuesto a afrontar, porque mirarse en el espejo cuesta trabajo. Mirar hacia dentro es lo mejor que te puede pasar, pero para tener cualquier trabajo de introspección, primero hay que estar preparado, ver la necesidad y responsabilizarse del cambio.

La mayoría de las veces ves ese muro una y otra vez, tantas veces que llegan a ser infinitas las distintas versiones del mismo que se te aparecen, pero la falta de tiempo, la rutina y las miles de excusas que encontramos para no encontrarnos, se hacen evidentes, sin querer evidenciarlas. Mejor nos tapamos los ojos y seguimos adelante como podemos, tropezando con miles de piedras en el camino, que tratamos de sortear sin suerte y las vamos cargando en la mochila por si algún día “tenemos tiempo”, porque todo lo demás es urgente y prioritario, pero no nosotros. A nosotros en un momento de nuestra vida, nos envolvió la rutina y la abrazamos con mucho cariño, ya que mientras que estamos imbuidos en esa rutina, el resto hace ruido, pero cada día le pongo una banda sonora y así me molesta menos.

“Aquello que no eres capaz de aceptar es la única causa de tu sufrimiento”

Gerardo Schmedling

Prince, Queen, Norah Jones, Coldplay, etc… se han convertido en habituales, me subo al coche, doy un paseo, voy a la compra, me pongo las canciones que me sirven de escape, me evado del presente y de mí mismo porque sé que no es el momento de enfrentarme, de descubrirme. No quiero abrir todas las cajas que con cada mudanza emocional me ha tocado sellar, porque una vez que las abra sé que no hay vuelta atrás. A veces me acerco a ellas, intento acariciarlas… mi inconsciente me dice que basta ya y me dice que: “¡Tenemos que hacer algo con todas esas cajas! Sabes que no puedes seguir así y esas cajas contienen una información muy valiosa para ti. Atrévete a abrirlas, rompe con todos los muros que te has impuesto y sé capaz de levantar la casa en la que siempre has querido vivir”. Empieza a reforzar los cimientos y a tener el valor de mirar de frente las fracturas que con el tiempo y el descuido se han abierto en todas las paredes de tu casa. En cada habitación han causado una grieta. Grietas que con el paso del tiempo y el descuido, se han ido modificando. Algunas ya se acostumbraron a estar ahí y tú a no echarles cuenta porque forman parte ya del paisaje.

Cuando vives otras experiencias diferentes a las de tu entorno, lo que quieres es gritarle a todo el mundo que haga lo mismo, que viva algo parecido, que tú lo has experimentado y que merece la pena … pero te das cuenta que cada persona tiene un viaje que recorrer, que se monta en diferentes trenes para llegar a su destino, que a veces, los transbordos son necesarios y que el vuelo directo lo es o no dependiendo con los ojos con los que lo mires … es más cómodo o no, es más fácil o no, es más tranquilo o no… las circunstancias que hayan rodeado tu vida hace que tengas una forma única de ver el mundo y es tan respetable, como lo es la del resto. Mientras no te moleste, mientras duermas tranquilo, mientras que creas que vas por el camino correcto, mientras que el guisante no moleste en el colchón… mientras que esas grietas no derrumben tu casa… sigue… pero al menor atisbo, al menor indicio que tengas de querer construir la casa en la que habitas con mejores materiales, aquellos que sabes, que aún cambiando de decoración mil veces, la estructura de tu casa lo soportará, toma la decisión y márcate un plan de acción acorde a los hábitos que quieres cambiar para poder, en el ritmo que puedas, escoger cada ladrillo que quieres, colocarlo a conciencia para armar cada pared de tu casa lo más firme que puedas.

Eres tú el que tienes la capacidad de crear nuevos caminos a partir de nuevos pensamientos y todos ellos están a tu alcance. Hay cosas que te han venido dadas de nacimiento, creencias, valores, miedos, comportamientos automáticos, etc. Pero no sabemos que tenemos una inteligencia plástica que nos permite crear otros caminos, dejando atrás lo que siempre hemos transitado. Ya que, de otro modo, no hay lugar para el aprendizaje y repetiremos los mismos patrones si paseamos por los mismos caminos, vemos los mismos paisajes y tenemos las mismas costumbres… sepamos que tenemos la opción de abrir nuevos caminos, que podemos cambiar la decoración de nuestra casa acorde con el momento en el que estamos, que eso requiere un esfuerzo, pero que ese esfuerzo merece la pena, porque cuando acabes de decorar tu casa, te sentirás más cómodo y habrás dejado atrás los “objetos” que no merecían la pena y te sentirás más ligero.

Si crees que va siendo hora de volver a encender las estrellas, como decía Guillaume Apollinaire, y brillar como tu solo sabes, puedes contactarnos y te acompañamos en el camino que te hayas marcado. Cuando empiezas a tomar decisiones, cambiar hábitos y te pongas en acción, comenzarás a recorrer ese camino con un brillo especial. Ya que cuando te reconoces por dentro no habrá nada que pueda hacerte parar, correrás, de hecho con más fuerza, tomando conciencia de cada paso que das para alcanzar tu objetivo, porque cada paso te da mucha información y con cada paso descubrirás una nueva herramienta que podrás utilizar cada vez que empieces otra carrera. De los 10 Km, pasarás a las media maratón y de ahí a recorrer la maratón entera… Los límites de lo que puedes conseguir, te los pones solamente tu. Todo está a tu alcance, el conocerte mejor hará que esos límites ya no sean limitados. Aprenderás que aquello que depende de ti, puede cambiarse y el resto podrás gestionarlo. Porque la vida no es un camino de rosas, pero sí que podemos hacer los caminos que transitamos más llanos para recorrerlos mejor.

¡Hasta el próximo! Y si te ha gustado… Share the love!

Comments are closed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.