El buen liderazgo empieza por el autoliderazgo
El buen liderazgo empieza por el autoliderazgo – 3 claves para autoliderarnos
9 enero, 2018
Ver todo

Dirige desde tu riqueza interior

Dirige desde tu riqueza interior

El liderazgo determinada cómo influyes en la manera de pensar o de actuar de las personas. ¿Cómo podemos llamarnos líderes si no sabemos hasta dónde llega esa influencia? Esa manera de actuar se rige por los valores que tenemos, las habilidades que destacan en nosotros y todo ello viene marcado también por un grado de motivación que nos ayuda a coger todos los días nuestro barco y ponerle rumbo a la dirección que nos hemos marcado.

Además cuanto más coherente seamos con ese objetivo y cómo lo llevamos a cabo, más aún seremos “influenciadores” de esas personas que nos rodean y que necesitan un modelo para fijarse, modelar y seguir como ejemplo hasta que ellos mismos encuentran su tipo de liderazgo.

Todos tenemos el poder de liderarnos y además ese poder hace referencia a lo que aportas desde tu liderazgo que te hace único. Cada uno tenemos unas cualidades intrínsecas, unas habilidades sociales diferenciadoras, unos valores y una forma de hacer que nos diferencia del resto y hace que tengamos nuestros propios admiradores/seguidores.

A veces no hace falta que nos sentemos y los enumeremos cada uno de ellos, porque si le preguntas a alguien de tu entorno, ¿Qué es lo que resaltaría de ti? Seguro que te sorprendes, porque habrá muchas respuestas similares, esa es tu esencia y eso es lo que transmites. Las respuestas se ajustarán a los valores que destaquen más en ti.

Hay un ejercicio muy sencillo y es preguntarle a un grupo de amigos, qué es lo que piensan acerca de ti, el formato puede ser el que quieras, lo puedes enviar vía correo electrónico, lo puedes hacer en una reunión que tengas con ellos, de la forma que te sea más cómoda, te puede sorprender lo que digan y puede reforzar la idea que tengas de ti o puede ser que descubras alguna cualidad que hasta ese momento sea desconocida y puedas indagar en ella.

Al final somos lo que transmitimos y en una gran mayoría de casos no somos capaces de reconocerlo o de verlo hasta que otro nos lo dicen y pueden actuar en nuestro propio beneficio. Así que si te ha gustado la idea, te animo a que practiques y te dejes sorprender por los resultados.

El segundo paso sería hacerte una serie de preguntas, tras obtener los resultados ¿Lo que ven los demás es como yo me describiría? Si hay discrepancias ¿Cuáles son? ¿Cómo me perciben los demás es mejor o peor de lo que yo percibo? ¿Qué conclusiones saco? ¿Qué me remueve de lo que dice el otro?

Además puede ser un buen punto de partida si estás pensando en empezar a descubrirte … Si este es el caso te dotaré de varias herramientas en este artículo para que puedas ir indagando poco a poco en tu liderazgo y en potenciar ese líder que llevas dentro de ti y al que todavía no le has sacado el máximo potencial.

Todo ello requiere de un tiempo y sobre todo de acción. Cuando creas un cambio, se produce un movimiento, que te llevará al siguiente peldaño de esa escalera que estamos subiendo y que nos conduce hacia un destino único: aquel que queremos alcanzar y que mejor que lleguemos a él siendo conscientes en cada momento de dónde estamos y sobre todo hacia dónde queremos llegar. La acción es que nos lleva al éxito y dentro de la acción, la constancia en lo que hacemos. Cada vez que nos encontremos “atascados” podemos utilizar un recurso importante:

La pregunta es otro herramienta poderosa si la sabemos utilizar de la manera correcta. Hazte preguntas, cuestiónate, sé crítico y guíate por tu intuición para convertirte en el líder que quieres ser.

Hazte preguntas:

Como decía Einstein: lo importante es no dejar de interrogarse. La curiosidad tiene su propia razón de existir.

Con ellas no solamente te descubrirás, si no que también crearás oportunidades para que la gente te escuche y puedas demostrar tus argumentos. Y porque el liderazgo empieza por uno mismo, auto liderándote, para poder liderar a los demás.

Estas preguntas deben tener un foco:

  • ¿Con qué finalidad me voy a hacer estas preguntas?
  • ¿Hacia donde quiero que me lleven?
  • ¿Estoy dispuesto a salir de mi zona de confort para llegar a mi zona de aprendizaje?

Algunas de las preguntas que os podéis hacer son:

(Como siempre te invito a que tengas a mano papel y boli y puedas tras la conferencia poder responderlas con tranquilidad, busca un momento para ti y ponte manos a la obra)

  • ¿Estoy siendo honesto conmigo mismo? ¿Qué más puedo dar de mi mismo para mi propio beneficio y el de los demás?
  • ¿Sé cuáles son mis puntos débiles y mis fortalezas?
  • ¿Me he parado a pensar alguna vez que lo que estoy haciendo hoy es lo mejor que puedo hacer? (- piensa en que todos tenemos una evolución y en lo que fuimos buenos ayer, no tiene que ser necesariamente en lo que seamos buenos hoy, así que de vez en cuando viene bien sentarse y reflexionar en el líder que quiero ser hoy.

Así que volviendo al ejercicio que he mencionado antes, trata de reflexionar qué puedes aportar a los demás desde lo que transmites, si tras haberlo leído te has sentido identificado.

(1) Si te has sentido identificado, ponte manos a la obra, la acción y el movimiento será lo que te lleve a acometer los cambios necesarios.

(2) Entonces sigue preguntándote:

  • ¿Son estas características innatas en mí?
  • ¿Te habías parado a pensar alguna vez que esa imagen que proyectas es más real que la que quieres interpretar?
  • ¿En cuál de ellas te sientes más identificado ahora que lo has descubierto?
  • ¿Qué te impide sacar tu yo más real?
  • ¿Qué cambios estás dispuestos a implementar tras estas preguntas?

 

Sé crítico y creativo:

Busca puntos de vistas alternativos, cuando nos encontramos ante situaciones conflictivas o incluso retos, la mejor opción para enfrentarnos a ellas es pensar en varias opciones, por si el plan A no funciona, tenemos hasta la letra Z, por lo que hay más opciones de las que pensamos a priori que tenemos. Y esto se puede extrapolar tanto a nivel personal, como profesional. Alguna investigación muestra que el pensamiento crítico como la habilidad líder más importante.

A lo largo de la historia se observa cómo el nivel de liderazgo de grandes personajes ha llevado a grandes revoluciones, como la caída y surgimientos de civilizaciones e instituciones humanas. Sin lugar a dudas estos personajes han sido líderes, hombres visionarios capaces de guiar a un grupo que se encuentre desenfocado, confundido y en desorden; capaces de tener una visión prospectiva de las cosas, de tal manera que entiendan la situación actual y futura con el fin de plantear metas a cuales aspirar.

El pensamiento crítico y creativo ha permitido que los líderes de la historia tomen decisiones claras, exactas y creativas para la resolución de un problema. Tomaron la decisión y creyeron en ella hasta el final, de ese modo cuando llegaron al final del camino vieron que esa decisión, que al principio había sido una locura y que además había ido contracorriente, era la correcta y les llevó a recorrer, quizás no el camino que habían planeado al principio, pero sí le había llegado al mismo resultado.

Hasta el mismo Mandela llegó a decir: “Yo no tenía una creencia específica, excepto que nuestra causa era justa, era muy fuerte y que estaba ganando cada vez más y más apoyo”.

La creatividad ha permitido a los líderes tener un punto de vista diferente a los demás, generar ideas innovadoras, capaces de retarlos y desafiarlos, aún sabiendo que sus vidas podían estar en peligro; arriesgarse al éxito o al fracaso, y a considerar diferentes variables en búsqueda de una solución efectiva.

  • ¿Cuántas veces has hecho algo muy diferente a lo que estaban haciendo los demás y has llegado a la meta con diferentes herramientas o por diferentes caminos?
  • ¿En esa situación que has aprendido de ti?
  • ¿En esa misma situación que has aprendido de los demás?
  • ¿Si volvieras a la misma situación lo harías de la misma manera?

 

Utiliza tu intuición:

Quizá sea bueno aquí dar una definición de intuición: Se llama intuición al conocimiento que no sigue un camino racional para su construcción y formulación, y por lo tanto no puede explicarse o incluso, verbalizarse. A poco que pensemos en alguien que siguió su intención, el primero que probablemente nos venga a la cabeza es Steve Jobs.

Steve Job fue despedido por la junta directiva de la empresa que él había fundado: Apple Computer.

Cuando lo colocaron al frente de nuevo, lo primero que hizo fue despedir a toda la junta directiva y puso a tres agencias de publicidad a competir por la cuenta. Lanzaron productos como el Ipod y el Iphone. También prescindió de aquellas áreas de negocio que no eran esenciales. Pero también hizo lo impensable: aliarse con su mayor rival; Bill Gates. En poco tiempo, no solo Apple volvió a estar en la cima, sino que se supero así misma.

Steve Jobs era uno de esas mentes capaz de proyectarse en el futuro y además, podía ver los resultados que tendrían sus acciones. Sabía que tenía que seguir a su intuición y ahora, que nos digan a los que usamos Apple que Steve Jobs no era un genio… Luchó por sus ideas, se fió de su intuición, él mismo decía que era más poderosa que la inteligencia y ganó.

La mayoría de nosotros alguna vez ha experimentado ese sentimiento que te dice de manera inconsciente qué es lo que hay que hacer, pero sin encontrar una explicación del por qué o cómo. Sophy Burnham, autora del bestseller “The art of intuition”, lo define de manera simple pero efectiva: “Es el conocimiento respecto de algo sin saber por qué”.

Yo mismo lo he experimentado. Cuando el tiempo ha pasado, me he dado cuenta que mi intuición no me falla y que quiera o no está ahí. Yo soy la que decido ignorarla o alimentarla, pero os puedo asegurar que cuando la he alimentado, no me ha fallado.

Especialmente en mis relaciones interpersonales, porque aunque no sepa muy bien por qué, hay algo en una persona que no me gusta; del mismo modo, puede ocurrir lo contrario, que una primera impresión no me haya sido satisfactoria, pero mi voz interior me dice que es una buena persona.

  • ¿Cuántas veces me he dejado llevar por mi intuición y no me ha fallado?
  • ¿Cuántas veces me he dejado llevar por mi intuición y me ha fallado?
  • ¿Qué ha pasado en ambos casos?

Da ejemplo, haz que se note tu presencia:

Hace poco asistía a una conferencia / taller que Alejandro Jodorowsky realizaba en Madrid. Muchas fueron los mensajes que este señor dio a lo largo de las dos horas que compartimos en su presencia. Una de las cosas que me llamó la atención fue:

(1) Una de las preguntas que lanzó para nuestra reflexión y que comparto aquí para la vuestra:

  • ¿Cuál es tu finalidad?/ Tu propósito

En una audiencia amplia, los que levantamos la mano fuimos pocos.

(2) Y otra de las cosas que se me quedó clavada fue que dijo, “todo lo que das, te lo das”. Tanto el cariño, como el odio, como el amor, como cualquier otro sentimiento. Eso a nivel personal, pero si lo implementas igualmente a un grupo de trabajo del que seas líder o en tus relaciones interpersonales, el resultado es el mismo. Como líder, todo lo que das, te lo das porque todo lo que inviertas en el otro, te lo estás dando a ti mismo.

He sentido admiración por aquellas personas que aún sabiendo muchísimo de la parcela que les corresponde, han sabido traspasarme ese conocimiento para mi desarrollo. Parece increíble que todavía el porcentaje de personas que te encuentras así sea tan bajo, porque cuando se es generoso con el conocimiento que se comparte, estas personas dan ejemplo y te acompañarán el resto de tu vida porque les estarás agradecidos de haberte enseñado otra forma de liderar, que tú implementarás a tu manera.

Con esta clase de ejemplo, la presencia de estas personas se ve incrementada también, porque se verá incrementado el efecto que tienes en los demás. Parece muy obvio pero la presencia requiere estar presente. Exige estar emocional y mentalmente presente. Así de fácil y así de difícil. Requiere de unos valores como la confianza, capacidad, competencia y seguridad.

  • ¿Cuál es tu forma de dar ejemplo y estar presente?
  • ¿Qué crees que estás dándote y a la vez dando?
  • ¿Crees que estás asentando las bases de un liderazgo que da ejemplo?

 

Genera confianza:

Quieres a personas que trabajen contigo, no para ti. Lo esencial para construir un buen liderazgo es la capacidad de construir relaciones de confianza con las personas bajo tu autoridad. Y es algo en lo que debes trabajar todos los días, porque la confianza es difícil de conseguir y de mantener, pero una vez que te has ganado la confianza de una persona te seguirá allí donde quieras ir, demostrándole que aquello que haces es por su bien y por el bien común del equipo.

Como mencionó John Maxwell en su discurso de apertura ante las Naciones Unidas que hay tres preguntas que todo seguidor se hace de su líder:

  • ¿Se preocupa por mí?
  • ¿Me puedes ayudar?
  • ¿Puedo confiar en él?

Preguntas fundamentales para aquellas personas que les cuesta confiar en sus supervisores o en la misma cultura de la organización. Porque como dice Stephen Covey: “Vayamos a donde vayamos, la confianza esta a la baja… De largo, la confianza en nuestra cultura, en nuestras instituciones y en nuestras empresas ha disminuido significativamente desde la generación anterior“.

Estudios de investigación demuestran que solo el 49% de los empleados confía en los directivos experimentados y solamente el 28% creen que los máximos ejecutivos son una fuente fiable de información…

Además comenta que “mi experiencia demuestra que una perdida de confianza significativa dobla el coste de hacer negocios, al tiempo de que triplica el tiempo de lograr que las cosas se lleven a cabo.”

Así que para terminar te dejo con estas preguntas para tu reflexión:

  • ¿Crees que generas confianza?
  • ¿ Predicas con el ejemplo para generar confianza?
  • ¿Qué haces para generar confianza?

¡Hasta el próximo! Y si te ha gustado… Share the love!

Comments are closed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.